DISLEXIA

La dislexia me ha acompañado toda la vida. Después de odiarla durante mucho tiempo, me di cuenta de que me ayudaba a ver el mundo desde otra perspectiva, mucho más gráfica y estética. Por eso,  le dediqué este ejercicio personal.